Artritis psoriásica

La artritis psoriásica es una forma de artritis que afecta a las personas que tienen psoriasis. La mayor parte de las personas desarrolla psoriasis en primer lugar, si bien hay en algunos casos en los que los problemas articulares surgen primero. Los principales síntomas de la artritis psoriásica son dolor, inflamación y rigidez articular. Puede afectar cualquier parte del cuerpo, incluyendo las puntas de los dedos y la columna vertebral y puede variar en gravedad de relativamente leve a grave. La artritis psoriásica, al igual que la psoriasis, suele atravesar ciclos de mejora y empeoramiento sucesivos.

artritis psoriasica





No existe una cura definitiva para la artritis psoriásica, por lo que el tratamiento se centra en el control de los síntomas y prevenir daños en las articulaciones. Sin tratamiento, la enfermedad puede resultar deshabilitante.


Existen cinco tipos principales de artritis psoriásica: simétrica, asimétrica, distal interfalángica predominante (DIP, por sus singlas en inglés), espondilitis y artritis mutilante.
  • La artritis simétrica es muy similar a la artritis reumatoide, si bien más leve y menos deformante en general. Suele afectar múltiples pares símetricos de articulaciones (en ambos lados del cuerpo) y puede ser deshabilitante.
  • La artritis asimétrica afecta a un cierto número de articulaciones pero sin correspondencia entre ambos lados del cuerpo. Puede afectar cualquier articulación, incluyendo rodillas, cadera, tobillos y muñecas. Puede generar engrosamiento de los dedos de manos y pies. Las articulaciones pueden aparecer cálidas al tacto, suaves y rojizas. Los pacientes pueden experimentar periódicamente dolor, generalmente tratable con medicación. Esta forma es generalmente leve, si bien en algún casos puede evolucionar a casos deshabilitantes.
  • Artritis distal interfalángica predominante (DIP), se considera el tipo clásico de artritis psoriásica si bien sólo supone el 5% de los casos. Afecta principalmente a las articulaciones distales de los dedos de los pies y manos, esto es, a la última falange, la más cercana a la uña. En ocasiones es confundida con osteoartritis, si bien se diferencia en los visibles cambios en las uñas.
  • Espondilitis es la inflamación de la columna vertebral, suponiendo el síntoma principal en un 5% de los casos de artritis psoriásica. Los síntomas comunes son inflamación y rigidez de cuello, espalda baja, zona del sacro y vertebras espinales, dificultando la movilidad. Otras formas de artritis pueden afectar  simultáneamente a brazos, manos, cadera, pies y piernas.
  • La artritis mutilante es la forma más severa, produciendo deformación y destrucción articular. Supone un 5% de todos los casos. Afecta principalmente a las articulaciones pequeñas de pues y manos, si bien suele asociarse con dolores de cuello y lumbares.

Las variedades de la enfermedad suelen aparecer por primera vez entre los 30 y los 50 años, si bien pueden aparecer a cualquier edad. La carga genética, el sistema inmune y factores ambientales parecen ser claves en su aparición.


Se calcula que aproximadamente el 30% de los pacientes de psoriasis sufrirán artritis psoriásica a lo largo de su vida, siendo especialmente común durante la vejez. A su vez, la práctica totalidad de personas con artritis psoriásica sufre de alguno de los síntomas epidérmicos de la psoriasis.