Fototerapia

La fototerapia es una forma de tratamiento empleada en afecciones de la piel como la psoriasis que consiste en el aprovechamiento de las propiedades de la luz, y especialmente del espectro ultravioleta. La forma más simple y fácil de fototerapia consiste en tomar el sol de una manera controlada, en lo que se denomina helioterapia, si bien es más habitual emplear dispositivos que permiten administrar rayos ultravioleta en las bandas UVA o UVB. 

Diversas formas de fototerapia se vienen utilizado desde hace siglos. Se conservan registros que confirman el uso de los baños del sol para el tratamiento de distintas enfermedades de la piel en las culturas del valle del Indo, hace más de cinco mil años. Ya en el antiguo Egipto, los efectos del sol eran bien conocidos y se recomendaba la administración de extracto de la flor del Ammi majus acompañando baños solares para el tratamiento de la psoriasis y el vitiligo. Esta terapia se redescubrió en el siglo XX, al demostrarse los efectos fotosensibilizadores del Ammi majus.

Fototerapia
Tratamiento de fototerapia localizada para la psoriasis

Usos de la fototerapia 

La fototerapia se emplea en el tratamiento de una variedad de enfermedades de la piel, así como otras afecciones:

  • La fototerapia se usa en el tratamiento del eccema generalizado o localizado (por ejemplo en manos o pies) en casos que no han respondido suficientemente bien a medicaciones de uso tópico como cremas o pomadas. Suele introducirse como fase previa al empleo de tratamientos sistémicos más agresivos como la ciclosporina o el metotrexato.
  • También se emplea fototerapia en el tratamiento de la dermatitis atópica, generalmente en la forma de rayos UVA, UVB o una combinación de estos. El uso de fototerapia contra al dermatitis tiene el beneficio añadido de disminuir el riesgo de infecciones de piel asociadas a la enfermedad.
  • En el tratamiento del vitiligo, para conseguir la repigmentación de los parches afectados por la pérdida de melanina característicos del vitiligo. Suele emplearse rayos UVB de banda estrecha o láser de excímeros.
  • En el tratamiento de la psoriasis, la fototerapia también suele empelarse como segunda línea en el tratamiento tras el uso de cremas , pomadas o champús de uso tópico. En casos moderados a graves sin tratamiento previo, es posible que el especialista recomiende comenzar directamente con fototerapia. La fototerapia se emplea para una distintas variedades de psoriasis:
    • En el tratamiento de la psoriasis en placas o psoriasis en gota, la fototerapia puede administrarse sola o junto con otros tratamientos que faciliten su penetración a tyrav´ñes de las placas.
    • En el tratamiento de la psoriasis eritrodérmica, la psoriasis pustulosa generalizada y la Acrodermatitis continua de Hallopeau como acompañamiento a medicaciones sistémicas.
    • La fototerapia es especialmente efectiva en el tratamiento de la psoriasis inversa, una vez que se superan las dificultades de acceder con la luz a los pliegues de la piel.
La fototerapia puede emplearse bien acudiendo a un hospital o clínica especializada o bien desde el propio domicilio, adquiriendo equipos de fototerapia desde casa. En la actualidad, existen equipos de fototerapia disponibles comercialmente para su uso en solitario o junto a otros tratamientos contra la psoriasis desde casa.


Fototerapia para la psoriasis desde casa
(Comprar en Amazon)

La combinación de distintas formas de terapia de luz o con otras formas de tratamiento suele mejorar los resultados del tratamiento. Las terapias combinadas suelen emplearse cuando otras formas de terapia de luz se han demostrado inefectivas por sí solas.

Entre las terapias combinadas, destaca el denominado tratamiento PUVA. La terapia PUVA consiste en la combinación de fototerapia, generalmente rayos UVA, con la aplicación del extracto natural de la flor de psoralea, denominado psoralen. El psoralen es un fotosensibilizador natural, lo que significa que aumenta la sensibilidad de las células afectadas por psoriasis a los rayos UVA. Combinando psoralen y rayos UVA se potencian los efectos y la efectividad de los tratamientos de la fototerapia.

El uso de fototerapia también se puede combinar con la aplicación de alquitrán de hulla, un potente producto natural que actúa sobre el ADN de las células de psoriasis, reduciendo los síntomas y su extensión.

Tipos de fototerapia
  • Luz solar: la luz ultravioleta es un rango de luz fuera del visible por el ojo humano. Al entrar en contacto con las células T activadas, provoca su muerte, lo que reduce la tasa de regeneración de la piel y con ello la escamación y la inflamación. Exposiciones diarias breves a la luz solar pueden mejorar los casos leves y moderados de psoriasis, pero exposiciones demasiado intensas pueden empeorar la enfermedad. Es conveniente consultar con el médico cual es la forma más segura de tomar el sol en cada caso.
  • Luz UVB. Dosis controladas de luz UVB artificial puede ayudar en casos leves a moderados. Puede emplearse en el tratamiento de erupciones específicas o generalizadas y en casos que han mostrado resistencia a tratamientos tópicos. Pueden producir enrojecimiento, picor y sequedad de piel, lo cual suele contrarestarse con el uso de hidratantes. 
  • Luz UVB de banda estrecha. Una forma más nueva de tratamiento ultravioleta, que se diferencia en un menor rango de frecuencias aplicadas.
  • Terapia de Goeckerman: es la combinación del uso de luz UVB con alquitrán de hulla como tratamiento de uso tópico. Suele requerir la estancia en instalaciones específicas donde el alquitrán se aplica en forma de baños. Otro método conocido como régimen de Ingram, añade la aplicación de ácido salicílico.
  • Fotoquimioterapia: suele consistir en la administración de psoralen junto con luz ultravioleta UVA. Psoralen provoca una mayor receptividad a los rayos UVA, por lo que se administra de forma previa a la administración de la luz, incrementando su efectividad. Se emplea en casos más graves de psoriasis por sus mayores efectos secundarios, que pueden incluir nauseas, dolor de cabeza y quemaduras. El uso a largo plazo de esta terapia puede aumentar el riesgo de sufrir melanoma.
  • Láser de excímeros o excimer: se aplica únicamente sobre las partes de la piel afectadas. Se trata de un rayo controlado de luz UVB en una longitud de onda específica. De esta forma se evita la afectación de las zonas sanas de la piel. Suele requerir menos sesiones que otras formas de fototerapia.
  • Láser de colorante pulsado: similar al de excímeros, el láser de colorante pulsado utiliza una forma distinta de luz que destruye los pequeños vasos sanguíneos que alimentan las placas de psoriasis. Puede provocar irritación y existe un leve riesgo de que cause cicatrices.

Riesgos

La fototerapia también presenta una serie de riesgos que es necesario mencionar. El principal riesgo es la posibilidad de sufrir quemaduras de piel si se exceden los tiempos recomendados de aplicación. Estas quemaduras pueden aparecer tanto si se emplean luz solar como en el uso de equipos de fototerapia,  ya sea desde casa o en clínicas especializadas. La aparición de quemaduras puede generar efectos contrarios a los deseados, considerándose un factor capaz de empeorar determinadas enfermedades de piel como la psoriasis.

A largo plazo, el uso excesivo de fototerapia está relacionado con un incremento en el riesgo de sufrir determinados tipos de cáncer como el cáncer de piel. En el caso de los hombres, es importante cubrir los genitales durante la aplicación de fototerapia para evitar riesgos.

Estos efectos negativos pueden ser especialmente perjudiciales en el caso de pacientes jóvenes y en niños. Se ha demostrado que el riesgo de sufrir cáncer de piel incrementa más cuando las dosis de radiación ultravioleta se han recibido durante la infancia o adolescencia. 

La fototerapia también puede interaccionar con otras medicaciones empleadas contra enfermedades de piel como la psoriasis, como por ejemplo muchos de los denominados tratamientos biológicos basados en la regulación o supresión del sistema inmune. Es imprescindible consultar con el dermatólogo los posibles riesgos e interacciones antes de comenzar con el tratamiento de fototerapia.

Referencias