Tipos de psoriasis


La psoriasis puede aparecer en una variedad de formas con características diversas. Normalmente, cada paciente tiene una sola variedad simultánea, si bien es frecuente que distintos tipos de psoriasis se sucedan en el tiempo en un único paciente.

tipos de psoriasis

  • Psoriasis en placas (psoriasis vulgaris): es la forma más prevalente de la enfermedad, suponiendo un 80% del total de casos. Se caracteriza por la aparición de zonas enrojecidas, inflamadas y elevadas en la piel, cubiertas por una placa blanquecina. Salvo lesiones derivadas no es dolorosa. Suele aparecer en los codos, rodillas, cuero cabelludo y espalda baja.
  • Psoriasis en gotas (psoriasis guttata): suele presentarse en la infancia o comienzo de la edad adulta. La palabra guttata proviene del latín gutta (gota). Se manifiesta en forma de puntos en la piel enrojecidos. Suele aparecer en el tronco y extremidades. En general, los puntos no son tienen menor grosor que las placas de la psoriasis en placas. Su aparición suele ser repentina y puede estar detonada por una variedad de enfermedades, incluyendo infecciones de las vías respiratorias, infecciones estreptocócicas de garganta, lesiones en la piel o administración de ciertas medicaciones como la anti-malaria o bloqueadores beta.
  • Psoriasis inversa o invertida: es aquella que aparece en las axilas, ingle y en los pliegues de la piel (bajo los pechos, genitales, glúteos, etc.). Las lesiones suelen presentar un color rojo brillante y textura suave. Suele verse sujeta a irritación debido al roce y sudor debido a su emplazamiento. Es más problemática en personas con sobrepeso y en aquellas con numerosos pliegues en la miel.
  • Psoriasis pustulosa: casi exclusiva de los adultos, la psoriasis pustulosa se caracteriza por la aparición de ampollas de color blanquecino debido a la pus no infecciosa que contienen y rodeadas de piel enrojecida.  Se diferencia en tres tipos: generalizada, palmoplantar y acrodermatitis continua de Hallopeau. Salvo en la generalizada, suele localizarse en un área del cuerpo, especialmente en los pies y manos y comienza con el enrojecimiento de la zona, seguido de la formación de las pústulas. Puede ser detonada por la medicación, agentes tópicos irritantes, sobre exposición a luz ultravioleta, embarazo, esteroides sistémicos, infecciones, estrés y detención repentina del uso de cortcicoesteroides potentes. 
  • Psoriasis eritrodérmica: se trata de una variedad que afecta a la mayor parte del cuerpo. Puede ocurrir en asociación con un episodio de psoriasis pustulosa generalizada. Se caracteriza por la aparición de lesiones enrojecidas en extensas áreas de la piel y la caída de las placas formadas, produciendo dolor y picor. Dada su extensión, altera el funcionamiento global de la piel, produciendo taquicardia y desequilibrios en la temperatura corporal. Requiere atención médica inmediata y frecuentemente hospitalización, ya que se trata de una afección grave. Puede estar detonada por la detención repentina de tratamientos sistémicos (incluyendo los basados en cortcicoesteroides), reacción alérgica a medicaciones, quemaduras solares graves, infección y medicaciones como el litio, la anti-malaria o productos con altas concentraciones de alquitrán de hulla.