Tratamiento de la psoriasis inversa

Existen algunos tratamientos específicos para la psoriasis inversa o invertida al haber mostrado una efectividad superior contra esta variedad. Estos tratamientos se dividen según su aplicación en tratamientos de uso tópico, fototerapia y medicación sistémica. Algunos tratamientos naturales han mostrado ser especialmente indicados para su uso en el tratamiento de la psoriasis inversa, como es el caso del ácido salicílco.

Muchos pacientes de psoriasis inversa comienzan su tratamiento con medicaciones de uso tópico como cremas y pomadas. Muchos de estos productos se basan en el uso de corticoides, desde los más  suaves como la hidrocortisona a compuestos más potentes que requieren de prescripción médica. Otras de estas pomadas se basan en principios activos que actúan sobre el sistema inmune como Protopic (tacrolimus) y Elidel (pimecrolimus). Los tratamientos basados en corticoesteroides, como la hidrocortisona, pueden producir adelgazamiento de la piel y otros efectos laterales. Por este motivo un estudio de 2007 desaconsejaba su uso en las áreas flexibles de la piel, debido a la mayor sensibilidad de estas zonas. Por otra parte, la agencia norteamericana FDA (Food and Drug Administration) recomienda que Protopic y Elidel sólo se utilicen como último recurso y por períodos limitados de tiempo, obligando a los productores a incluir una etiqueta en los medicamentos advirtiendo de sus peligros. La medicación puede incrementar el riesgo de sufrir infecciones virales y existe, si bien poco común, riesgo de contraer linfoma y cáncer de piel. Pese a estas advertencias, la opinión oficial de la Academia Americana de Dermatología es que el uso de estos productos es adecuado siempre que se realice bajo la supervisión médica.

Una opción de tratamiento natural para la psoriasis inversa se encuentra en el uso de productos basados en el ácido salicílco. El ácido salicílico proviene dela corteza del sauce, en latin Salix. Un estudio de 2006 demostraba la efectividad contra la psoriasis inversa de una de éstas pomadas que combinaba tacrolimus con una concentración al 6% de ácido salicílico para el uso contra la psoriasis inversa y de la cara.


El uso de luz ultravioleta también se ha demostrado efectivo en el tratamiento de la psoriasis inversa. Se trata de la denominada fototerapia. Para recibir este tratamiento, los pacientes se introducen desvestidos en una cámara de luz, habitualmente en centros especializados. Se cree que la luz ultravioleta ralentiza el excesivo crecimiento de las células de la piel característico de la psoriasis. Un caso de estudio de 2002 informó de la total desaparición de las placas de un paciente de psoriasis inversa tras 3 semanas de tratamiento con luz UVB. Un estudio más completo indicaba que un 60% de los pacientes veían reducirse la enfermedad en un 90% tras 10 sesiones.

Algunos pacientes, en especial aquellos que han notado que su condición se ve empeorada por la humedad, pueden ver resultados utilizando medicamentos que tienen el fenol como principio activo, como Castederm (también llamado pintura de Castellani), ya que ayudan a mantener la piel seca. Este tipo de productos suelen indicarse para el tratamiento de la psoriasis en los genitales.

Si la psoriasis inversa es especialmente dura de tratar, el doctor puede recomendar el uso de biológicos como Enbrel (etanercept) y Remicade (infliximab), los cual deben ser administrados por vía sistémica.

Referencias