Tratamiento para la psoriasis


El objetivo del tratamiento para la psoriasis es, en primer lugar, interrumpir los mecanismos que provocan un incremento en la producción de células de la piel, reduciendo de esa forma la inflamación y la formación de placas. De forma paralela, muchos tratamientos especialmente aquellos de uso tópico— buscan eliminar las placas e hidratar la piel. Los tratamientos para la psoriasis pueden dividirse en tres tipos principales: tópicos, terapia de luz (fototerapia) y medicación sistémica.
  • Tratamientos de uso tópico:
Por sí solas, las cremas y pomadas, aplicadas directamente en la piel, pueden ser efectivas para tratar casos leves y moderados de psoriasis. En casos más graves, estos tratamientos suelen combinarse con medicaciones orales o terapia de luz. Muchas de estas cremas están basadas en diversos tipos de corticoides.
  • Terapia de luz:
La luz ultravioleta (UV) es luz que se encuentra dentro de un rango de longitudes de onda determinados, fuera del rango visible por el ojo humano. Al contacto con la piel, esta luz provoca la muerte de las  células o linfocitos T activados, lo que ralentiza el proceso de renovación de la piel, reduciendo la escamación y la inflamación. Exposiciones breves y diarias a intensidades moderadas de luz solar puede producir mejora en la psoriasis, pero exposiciones excesivas pueden resultar contraproducentes y provocar daños en la piel. Es necesario que estros tratamientos no se realicen sin indicación médica. 

tratamiento para la psoriasis
  • Medicación sistémica:
Las medicaciones orales e inyectadas suelen resevarse para aquellos casos más graves de psoriasis, o aquellos que han demostrado resistencia a otros tipos de tratamiento. Algunas de estas medicaciones tienen importantes efectos secundarios, por lo que sólo pueden utilizarse durante períodos breves de tiempo o de forma alterna con otros tratamientos.

A pesar de la variedad de opciones, encontrar un tratamiento efectivo para la psoriasis puede ser difícil. La enfermedad es impredecible, atravesando ciclos de mejora y empeoramiento aparentemente aleatorios. Los efectos de los tratamientos de la psoriasis pueden ser igualmente difíciles de predecir; aquello que funciona para una persona puede no hacerlo en otra. Los pacientes también pueden desarrollar inmunidades y resistencias a los tratamientos. Las medicaciones más potentes suelen tener efectos secundarios considerables.

La comunicación con el doctor es imprescindible, especialmente si no se observa mejora tras un determinado tratamiento o se están sufriendo efectos secundarios palpables.




Tipo de tratamientoSeveridad 

Uso tópico (pomadas, cremas, etc)Casos leves a moderados. Como tratamiento complementario en casos graves
Terapia de luzCasos leves, moderados o graves, siempre bajo indicación médica
Medicación sistémicaCuadros graves o resistentes a otras terapias