Alquitrán de hulla


El alquitrán de hulla es el tratamiento de uso tópico más antiguo para la psoriasis, viniéndose utilizando desde hace mas de un siglo. Se trata del residuo que se obtiene tras el procesado y destilación del carbón de hulla y contiene miles de compuestos, de los cuales sólo una parte han sido identificados. Es por este motivo por el que, pese a su utilización continuada por más de 100 años, nunca se ha aprobado su utilización como tratamiento contra la psoriasis. Se cree que su funcionamiento se basa en alterar el ADN de la piel de forma que reduce la producción de nuevas células, controlando la inflamación que causa las placas de psoriasis.

Alquitran de hulla

Jabón basado en alquitrán de hulla:
Coal Tar Soap Bar (110g)
(comprar en Amazon)

El alquitrán de hulla se encuentra en docenas de champús indicados para el tratamiento contra la psoriasis y la caspa, así como en cremas, geles y aditivos de baño. Estos compuestos suelen contener una mezcla de alquitrán de hulla puro, alquitrán de hulla disuelto en una solución de alcohol y todo tipo de bases, incluyendo pomadas y cremas basadas en corticoides. Un remedio efectivo contra la psoriasis de pies y manos es un compuesto de corticoides con un 5% de alquitrán de hulla y un 2% de ácido salicílico.

Suele emplearse en combinación con fototerapia, ya que aumenta la sensibilidad de la piel a la radiación ultravioleta. Es necesario controlar exposiciones excesivas a estos rayos cuando se empleen champús y otros compuestos basados en alquitrán de hulla.


Crema basada en alquitrán de hulla:
Elta Tar Psoriasis & Eczema Relief - 3.8 oz
(comprar en Amazon)

Dada la gran cantidad de componentes sin identificar, los riesgos asociados al alquitrán de hulla no son fáciles de cuantificar. Sí se ha demostrado que concentraciones del 5% o mayores de este producto pueden resultar cancerígenas, y así han sido clasificadas por la
Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En este aspecto, se encuentra en la misma categoría que el metoxaleno —empleado en terapias de fotoquimioterapia como PUVA (psoralen + UVA)— o la radiación solar, otras dos formas de tratamiento para la psoriasis. El alcohol y el tabaco también se encuentran en esta categoría.
La mayor parte de los productos basados en alquitrán de hulla que pueden encontrase sin receta tienen concentraciones inferiores al 5% y por tanto no son considerados cancerígenos por la OMS o la FDA, la cual considera concentraciones del 0,5 al 5% seguras para el tratamiento de la psoriasis.


Con todo esto, el alquitrán de hulla mantiene varias ventajas frente a tratamientos más modernos: en primer lugar, destaca su bajo precio y accesibilidad, así como sus reducidos efectos secundarios. Para muchas personas, es de destacar su total carencia de corticoides y de los efectos secundarios asociados a estos. 

Su uso suele implicar la aplicación sobre las zonas afectadas de la piel, dejándolo actuar unas dos horas tras la cual se elimina con agua. Este tipo de terapia de breve contacto ayuda a prevenir machas sobre la ropa u otras telas normalmente asociadas al alquitrán de hulla. En muchas ocasiones el tratamiento se realiza en instalaciones especializadas como balnearios, que cuentan con facilidades para su uso.

Su comercialización se realiza en forma de jabones (como los de la marca Soap Works), pomadas (como la comercializada por MG217), lociones (Oxipor) y champús (Psoriatrax).