Tratamiento natural para la psoriasis

La psoriasis es una enfermedad crónica y que por tanto no tiene una cura que la elimine definitivamente. Existen sin embargo diferentes tratamientos que permiten controlar los brotes, limpiando progresivamente la piel de placas y controlando su extensión. Entre estos tratamientos, destacan los denominados tratamientos naturales. Se trata de productos y técnicas de origen natural que se han demostrado efectivas para disminuir progresivamente la extensión de las placas y reducir el enrojecimiento y el picor.

Muchas personas inician la búsqueda de un tratamiento natural para la psoriasis con el objetivo de evitar medicaciones cuyos principios activos sean compuestos químicos artificiales ya sea por temor a los efectos secundarios de los estos compuestos, la mayor facilidad de acceso e inferior precio de los tratamientos naturales o por preferencia personal. Para estos casos, existen otras formas de tratamiento que ofrecen en muchos casos porcentajes de éxito elevados.

Los tratamientos naturales para la psoriasis pueden dividirse en cuatro grupos principales: principios activos de aplicación directa sobre la piel efectivos contra la psoriasis, técnicas basadas en fototerapia, control de la dieta y técnicas de hidratación de la piel.

Productos de aplicación sobre la piel

El mundo de los productos naturales con supuestas propiedades contra la psoriasis está lleno de engaños y medias verdades. La eficacia de muchos de los productos que suelen proponerse no está respaldada por ningún estudio científico y en ocasiones ha sido incluso desmentida. En este artículo os mostramos algunos de los principales productos naturales cuya eficacia sí ha sido probada:
  • Alquitrán de hulla: un compuesto natural relacionado con los hidrocarburos cuyos componentes son capaces de alterar el comportamiento de las células epidérmicas, evitando la proliferación excesiva que causa la psoriasis al alterar su ADN.
  • Ácido salicílico: un extracto hallado en la corteza del sauce, de cuyo nombre latino Salix toma su nombre. Es especialmente indicado en el tratamiento de psoriasis inversa y psoriasis de la cara.
  • Psoralen: principio activo hallado en las hojas de la Psoralea, una planta nativa de China. El psoralen tienen un efecto fotosensibilizador, aumentando la efectividad de técnicas de fototerapia y baños solares. El tratamiento más popular que basado en el psoralen es la terapia denominada PUVA, que combina el uso de psoralen con la administración de rayos UVA. La efectividad de la terapia PUVA contra la psoriasis está a la par de la de las nuevas medicaciones biológicas.
Podéis encontrar una lista completa en el libro Psoriasis: 9 tratamientos naturales que funcionan y uno que no, en el que además se detallan técnicas de aplicación, qué porcentajes de efectividad muestran distintos estudios para cada producto, que tratamiento es más efectivo para cada variedad de psoriasis y además se desmiente la efectividad de una popular técnica contra la psoriasis.

Fototerapia

Está demostrado que la luz utra-violeta tiene efectos terapeúticos para el tratamiento de la psoriasis. La luz ultravioleta está constituida por ondas de la misma naturaleza que la luz visible a nuestros ojos, pero en una banda de frecuencia inmediatamente superior lo que las hace más energía. A diferencia de la luz visible, los rayos ultravioleta son capaces de penetrar unos milímetros en la piel humana y de poder actuar sobre las células epídermicas afectadas por psoriasis.

La fuente de rayos ultravioleta más abundante en la Tierra es la luz solar, de ahí la importancia y la efectividad de tomar el Sol en el tratamiento natural de la psoriasis. La atmósfera terrestre filtra gran parte de las ondas ultravioleta. Los rayos solares potencian además la efectividad de algunos productos como el aqluitrán de hulla o el psoralen, mientras que otros, como el ácido salicílico, bloquean su efecto.

Independientemente de la fuente de rayos, es importante evitar quemarse, ya que las quemaduras pueden favorecer la aparición de más placas de psoriasis. Algunas personas aplican crema solar en toda la superficie de la piel salvo en las áreas cubiertas por psoriasis, pero en cualquier caso es importante no excederse. La fototerapia puede estar contraindicada si se están tomando determinadas medicaciones, por lo que es necesario consultar al médico.

Dieta

Los pacientes de psoriasis parecen beneficiarse de seguir lo que se denomina una dieta anti-inflamatoria. Pese a que no existen estudios determinantes sobre qué alimentos deben consumirse y cuales evitarse, muchas personas con psoriasis afirman mejoras tras eliminar o reducir ciertos alimentos de su dieta, incluyendo azúcares, harina, gluten y cafeína. Sí existe una relación demostrada entre obesidad y psoriasis, especialmente en casos de psoriasis inversa, en los que el sobrepeso empeora la extensión de la enfermedad.

La psoriasis es más frecuente y se presenta de forma más grave en personas que abusan del consumo de alcohol, por lo que es importante evitar beber grandes cantidades de bebidas alcohólicas.

Hidratación

Mantener la piel hidratada no actúa de por sí sobre la psoriasis pero sí que ayuda a combatir algunos de sus síntomas. La sequedad de piel empeora la irritación y picor de a piel, pudiendo provocar rascado excesivo que acabe por causar lesiones en la piel, que a su vez pueden generar un empeoramiento de la psoriasis. Para evitar esto, pueden aplicarse hidratantes naturales de la piel como el aloe vera.

Tratamiento natural para la psoriasis
Ocasionalmente, bañarse en agua templada puede ser beneficioso para la psoriasis, pero es necesario evitar hacerlo muy frecuentemente para no favorecer la sequedad de la piel, además de seguir algunas pautas:
    1. Emplear agua templada, no demasiado caliente, para evitar irritar la piel.
    2. No secarse con toalla. Eliminar el exceso de agua con la mano y después aplicar un hidratante.
    3. El agua pura puede irritar la piel. Es conveniente añadir sales de baño o aceites al agua de baño.
Otros consejos
  • Dejar de fumar: se ha demostrado que el tabaquismo empeora la psoriasis. Las personas fumadoras tienen el triple de probabilidad de desarrollar un cuadro grave de psoriasis que las no fumadoras. Este efecto es aún más apreciable en mujeres.
  • Controlar el estado de ánimo: estados excepcionales de estrés o ansiedad pueden empeorar o detonar un episodio de psoriasis, por lo que es necesario tratar de controlar estos estados de ánimo y acudir a un especialista si es necesario.

Referencias