Cannabis y psoriasis

La relación entre el consumo de cannabis y sus efectos en los pacientes de psoriasis ha sido analizada por diversos estudios tanto directa como indirectamente. El cannabis, cáñamo o marihuana, conocido científicamente por el nombre de Cannabis sativa es una planta con propiedades psicoactivas, lo que ha favorecido su consumo a largo de la historia como psicotrópico. Sin embargo, el cannabis tiene una variedad de compuestos que se han demostrado efectivos contra una variedad de enfermedades, incluyendo aquellas de origen inflamatorio, por lo que se ha planteado su posible utilidad contra la psoriasis.

Cannabis y psoriasis
La marihuana es un planta de la familia de las Cannabaceae
Un estudio de 2007 de los doctores Jonathan D. Wilkinson, Elizabeth M. Williamson de las universidades de Nottingham y Reading demostró el funcionamiento de los compuestos cannabinoides como inhibidores de la proliferación de queratinocitos, lo que convertiría al cannabis en terapia potencial para la psoriasis. Países como República Checa, que contemplan el uso legal de marihuana para usos terapéuticos, incluyen a la psoriasis entre aquellas enfermedades que pueden beneficiarse del uso del cannabis. 


No obstante, el uso de marihuana podría tener igualmente efectos negativos sobre la enfermedad. Una de las formas más habituales de consumo de marihuana es mediante su inhalación en combinación con tabaco. Numerosos estudios han vinculado el uso del tabaco con la aparición y empeoramiento de cuadros de psoriasis, especialmente en pacientes con psoriasis inversa.

Existen ya tratamientos comerciales basados en los principios del cannabis para el tratamiento contra la psoriasis. Entre ellos destacan los jabones y cremas de uso tópico, que permiten evitar los efectos adversos de otros metódos y complicaciones legales.


Pomada basada en Cannabis (Comprar en Amazon)