Síntomas de la psoriasis

La psoriasis se manifiesta de una variedad de formas y variedades, sin embargo existen una serie de síntomas comunes a todos los distintos tipos. Los síntomas de la psoriasis son visibles desde la primera erupción, y en muchas ocasiones pasar desapercibidos o son confundidos con otras afecciones de la piel, como sequedad, o reacciones alérgicas. Es importante identificar los síntomas de la psoriasis cuando aún son leves, de forma que se puedan evitar detonantes que puedan causar un empeoramiento de la enfermedad.

Muchos pacientes experimentan los primeros síntomas de la psoriasis en un área muy localizada pero de una forma recurrente. Es común que primeras lesiones aparezcan en el cuero cabelludo, en los genitales, en las axilas y en orejas y oídos. En general, suele tratarse de pequeñas gotas aisladas, rodeadas de piel enrojecida y sobre las cuales se produce descamación, produciendo picor. Habitualmente, estas lesiones son ignoradas como simples marcas de roce, o raciones a desodorantes y tejidos. Los síntomas de la psoriasis del cuero cabelludo incluye la proliferación de caspa.

En raras ocasiones los síntomas de la psoriasis aparecen por primera vez de manera explosiva, provocando cuadros severos como la psoriasis eritrodérmica o la psoriasis pustulosa generalizada. En esos casos, el episodio suele estar detonado por reacciones a medicamentos o sustancias específicas, episodios graves de estrés o reacción a cirugías o lesiones. Es más común que estos cuadros aparezcan en pacientes que ya venían atravesando cuadros leves a moderados.

Los síntomas más comunes y universales a todas las formas de psoriasis son el enrojecimiento y la generación y desechado acelerado de células de piel, que según la variedad puede producir escamas, gotas, placas o pústulas, más específicas a cada tipo. Antes incluso de la aparición de las primeras lesiones suele apreciarse sequedad de piel, picor y descamación frecuentes. 

Síntomas de la psoriasis


La psoriasis está relacionada de manera más o menos estrecha con  un número de enfermedades ligadas, cuya aparición puede indicar una predisposición a sufrir cuadros de psoriasis. La artritis psoríasica es probablemente la más estrechamente relacionada con la psoriasis. Otros estudios han ligado la psoriasis con enfermedades como la gingivitis o la sinusitis crónica. Igualmente, existe una relación entre la presencia de síntomas de la psoriasis con cuadros de depresión y ansiedad. Algunos especialistas la han relacionado con alteraciones del sistema nervioso, incluso en su origen, en lo que se conoce como psoriasis nerviosa.

Generalmente, la psoriasis tiene un importante componente genético. La mayoría de los pacientes cuenta con parientes cercanos, en muchos casos los progenitores, afectados por la enfermedad. La presencia de casos de psoriasis en la familia puede emplearse como herramienta de diagnóstico en casos dudosos y cuadros poco definidos, en los que los síntomas más comunes se encuentran ausentes.

Algunos síntomas de la psoriasis son comunes a su vez con otras enfermedades de la piel, como el eccema, el vitiligo o reacciones de origen alérgico o inmune, por lo que ante la aparición de síntomas es necesario acudir a un médico especialista que pueda indicar con precisión su origen.