Stelara y psoriasis

Stelara es una medicación de uso sistémico para la psoriasis de las denominadas medicaciones biológicas. Está indicada para casos de psoriasis en placa graves o moderados y requiere de prescripción médica. Su uso es subcutáneo, inyectándose directamente bajo la piel del paciente. Debido a su modo de actuación y efectos secundarios, suele reservarse a aquellos casos en los que otras medicaciones sistémicas para la psoriasis, como la ciclosporina y el metotrexato, han fracasado.

El principio activo de Stelara es el Ustekinumab, un anticuerpo monoclonal que actúa sobre el sistema inmune, suprimiendo su reacción, por lo que se engloba en los llamados tratamientos inmunidepresores. El  Ustekinumab inhibe las proteínas interleucina 12 y 23 e impide su unión a los linfocitos T del sistema inmune, evitando la activación de éste.


Stelara y psoriasis
Stelara y psoriasis
Medicaciones basadas en el Ustekinumab, como Stelara, están especialmente indicadas en aquellos casos graves de psoriasis en los que las demás vías de tratamiento, incluyendo medicaciones de uso tópico y fototerapia no han tenido éxito. El especialista también puede decidir alternar períodos de tratamiento con Stelara entre períodos de aplicación de corticoides de uso sistémico de la parte superior de la tabla de potencia. El uso de Stelara es especialmente frecuente para el tratamiento de casos graves de psoriasis de las manos y psoriasis de las uñas, en los que las lesiones pueden llegar a dañar la propia estructura de los dedos y causar incapacidad, como la acrodermatitis continua de Hallopeau o cuadros graves de psoriasis palmoplantar.

Riesgos y contraindicaciones

Stelara tiene una serie de efectos secundarios que requieren de un uso controlado siempre bajo supervisión del especialista. Entre estos efectos secundarios, destaca una mayor vulnerabilidad ante infecciones graves, al verse afectado el sistema inmune del paciente, entre las que destacan las infecciones del sistema digestivo o respiratorio, como la tuberculosis. Ante cualquier síntoma de infección es conveniente que el paciente consulte con su médico.

El uso de Stelara está relacionado con un riesgo incrementado de sufrir ciertas enfermedades, que en algunos pacientes han resultado mortales. Entre estas enfermedades se incluyen:
  • Cáncer, ya que la disminución del sistema inmune causada por Stelara puede aumentar el riesgo de sufrir o empeorar el estado de ciertos cánceres detonados por agentes externos como infecciones víricas o bacterianas. Ha habido casos de pacientes con vulnerabilidad a cáncer de piel que han desarrollado algunos tipos graves de cáncer tras el tratamiento con Stellara. Es imprescindible llevar un control exhaustivo de cualquier formación inusual en la piel.
  • Síndrome de Leucoencefalopatía Posterior Reversible (RPLS), una enfermedad rara de origen desconocido y que si es tratada inmediatamente puede ser curada. Entre sis síntomas, se incluyen dolores de cabeza, ataques, problemas de visión y estados de confusión. Si cualquiera de estos síntomas aparece es necesario contactar al especialista de inmediato.
  • Reacciones alérgicas graves: los síntomas de incluyen inflamación generalizada, especialmente en párpados, garganta y lengua, que pueden provocar problemas de respiración y asfixia, presión en el pecho y erupciones generalizadas o localizadas en la piel.
Stelara, al igual que otras medicaciones inmuno-depresoras, tiene una larga lista de contraindicaciones. Es imprescindible advertir al especialista en caso de cumplir cualqueir ade las siguientes condiciones, así como cualquier otra que pueda resultar relevante al tratamiento:
  • Si el paciente es una mujer embarazada, lactante o planea quedarse embarazada.
  • Si el paciente sufre, ha sufrido o tiene un historial clínico o familiar de cualquier tipo de cáncer, Síndrome de Leucoencefalopatía Posterior Reversible o de sufrir reacciones alérgicas graves. También es necesario hacer saber al especialista  si se sufre cualquiera de los síntomas de estas enfermedades.
  • Si se es alérgico a Stelara o cualquiera de sus ingredientes. En el caso de desconocerse es importante realizar las pruebas pertinentes, ya que el uso de Stelara puede provocar la aparición re reacciones alérgicas graves.
  • Si se es alérgico al látex, ya que la cubierta de la jeringuilla que se vende comercialmente tiene una cubierta de este material.
  • Si se ha recibido recientemente una vacuna, se planea recibir una en el futuro o se planea visitar una región que requiere el uso de vacunas. Los pacientes de Stelara no deben recibir ningún tipo de vacuna durante el tratamiento. Stelara debilita deliberadamente el sistema inmune, por lo que su efecto podría provocar que éste no fuese capaz de detener la extensión de la enfermedad inyectada en la vacuna.
  • Si durante el tratamiento aparecen placas o manchas de psoriasis en cualquier parte del cuerpo antes no afectada de psoriasis, o si las lesiones existentes se extienden tras comenzar el tratamiento. Es posible que Stelara empeore en vez de revertir la reacción auto-inmune relacionada con la aparición de placas de psoriasis.
  • Si se reciben o han recibido recientemente inyecciones u otras medicaciones para tratar los síntomas de alergias, especialmente si se trata de reacciones alérgicas graves.
  • Si se recibe o se ha recibido cualquier forma de fototerapia para la psoriasis, así como el paciente se somete o ha sometido a dosis altas de radiación solar.
Alternativas

Existen alternativas al uso de Stelara que presentan menores riesgos y contraindicaciones que medicaciones inmundo-depresoras como Stelara, ofreciendo igualmente buenos resultados incluso en casos moderados a graves de psoriasis. Entre estas alternativas, destaca el uso de la terapia PUVA, que combina el uso de psoralen con la administración de fototerapia UVA. En psoralen es un principio activo obtenido de la flor de la psoralea que constituye un potente fotosensibilizador, esto es, aumenta la sensibilidad de las células de la piel a los rayos UV. Diversos estudios han demostrado que la terapia PUVA ofrece buenos resultados en casos resistentes a otras terapias. Entre las complicaciones asociadas a la terapia PUVA durante extensos períodos de tiempo, se incluye un aumento del riesgo de cáncer de piel a largo plazo.

Modo de funcionamiento 

El funcionamiento de Stelara se basa en su principio activo, Ustekinumab, aprobado desde el año 2013 para el tratamiento de diversas enfermedades, incluyendo la psoriasis. Ustekinumab, conocido como CNTO 1275 en su fase de desarrollo, interfiere con la respuesta del sistema inmune humano, disminuyendo la respuesta inflamatoria mediante la supresión de determinadas citocinas, unas proteínas empleadas por las células para comunicarse entre ellas. Ustekinumab se adhiere a dos citocinas llamadas interleucina IL-12 e IL-23. El papel de IL-12 e IL-23 es transmitir entre unas células y otras la señal que detona la activación de determinados tipos de células T del sistema inmune.

Cuando Ustekinumab se adhiere a IL-12 e IL-23 deshabilita que puedan adherirse a los receptores de otras células, cortando la comunicación entre estas y deteniendo la reacción del sistema inmunológico. De esta forma, se puede conseguir detener el avance de la respuesta inflamatoria que genera la psoriasis, si bien también se interfiere con el funcionamiento del sistema inmune en su conjunto.


Actualmente, debido al reciente desarrollo del Ustekinumab como componente activo, sólo se comercializa bajo la marca Stelara, su precio al consumidor varía entre países, estando cubierto por la mayoría de seguros médicos y sistemas de sanidad socializada (Seguridad Social) para el tratamiento de la psoriasis.