Deshaciendo Mitos: Orina para la psoriasis

Veo frecuentemente en Facebook, Twitter, blogs y otros sitios sociales comentarios y posts de personas que recomiendan encarecidamente el uso de orina como tratamiento natural de la psoriasis y que proclaman lo milagroso de sus resultados. Me he propuesto analizar qué hay de cierto en estas afirmaciones y si existe algún fundamento detrás de la que se sus partidarios han llegado incluso a denominar uroterapia.

El mito de la efectividad de la orina contra la psoriasis no es nada nuevo. Como ya sabemos la psoriasis es una enfermedad hereditaria y en mi caso personal la heredé de mi madre. Cuando yo era un adolescente empecé a desarrollar algunas manchas de psoriasis o pupas como las llamábamos en mi familia en hombros y espalda. Uno de mis familiares, también sufridor de la enfermedad, corrió a compartir sus métodos conmigo: agua de mar, tomar el sol en verano y también su ingrediente mágico: fregarse las pupas con orina. Todo esto en una época en la que Internet era poco más que una red de ordenadores entre universidades de los Estados Unidos, así que el mito viene de lejos.

Afortunadamente, en esa época yo ya era un tanto escéptico ante este tipo de tratamientos poco ortodoxos y nunca llegué a probar el experimento. Ya había escuchado en demasiadas ocasiones como tal hierba o tal potingue iba a curar definitivamente la psoriasis de mi madre y como nunca solían hacer efecto. Pronto me olvidé de aquella sugerencia, hasta que con la polarización de Internet pude tener acceso a multitud de foros y comunidades donde la gente compartía sus experiencias con la enfermedad. Y ahí estaba de nuevo la orina y sus supuestos resultados milagrosos.

Orina y psoriasis

La orina humana es principalmente agua, con en torno a un 2.5% de urea y el resto son las diferentes toxinas de las que nuestro cuerpo se quiere deshacer. Los defensores de la uroterapia afirman que esta urea tiene propiedades curativas sobre la psoriasis y de ahí el funcionamiento del truco. Y lo cierto es que la urea tiene propiedades hidratantes demostradas. ¿Entonces es cierto, la orina cura la psoriasis? No.

Para empezar, si lo que se desea es aprovechar las propiedades de la urea existe todo tipo de productos, desde champús a cremas y pomadas que contienen urea. Y no un 2.5% si no concentraciones tan altas como el 50% o superiores, todo ello sin terminar oliendo a pis.

Pero lo mejor es que la urea ni si quiera es efectiva en el tratamiento de la psoriasis. Como cualquier hidratante, puede servir de ayuda para reducir el picor y el enrojecimiento causado por la descamación, pero no tiene ningún efecto sobre las células de la piel, por lo que no contribuye en absoluto en reducir la proliferación excesiva de células que causa la aparición de las placas de psoriasis.

Pero aún permanece el misterio ¿cómo se originaría este mito?

¿Quién sabe? Tal vez hace siglos alguien fue sorprendido orinándose en las manos y la explicación que le vino a la cabeza fe atribuirle propiedades curativas a su orina. Tal vez todo empezó como la broma pesada de algún gracioso. Yo pienso que el hecho de que el uso de orina resulte desagradable y tabú contribuye a crear un aura de misticismo y misterio, capaz de hacer creer a las personas que tras la breve incomodidad de frotarse con meados serán recompensados con la desaparición de la enfermedad que les incomoda continuamente.

Referencias: