Los síntomas de 8 de cada 10 pacientes de psoriasis mejoran con el sol


El verano es sin duda la mejor estación para gran parte de los pacientes de psoriasis. Una exposición moderada y limitada a los rayos del sol permite que la radiación ultravioleta permita mejorar de forma notable los síntomas de la psoriasis, constituyendo un efectivo tratamiento natural, de esta enfermedad que no discrimina entre sexos, edades o razas y que en algunos países de habla hispana puede llegar a afectar hasta un 3% de la población, mientras que la media mundial se encuentra a en torno al 2% y en algunos países especialmente afectados puede llegar a afectar a más de un 7% (ver demografía de la psoriasis).

Muchos pacientes esperan con optimismo la llega del verano con la esperanza de que la exposición al sol les permita mejorar los síntomas de la enfermedad, si bien algunos son reticentes a exponer las lesiones por miedo a los posibles prejuicios de otras personas. Aún son muchos los que desconocen que la psoriasis en una enfermedad absolutamente no contagiosa, de carácter hereditario y de carácter crónico.
El sol tiene efectos positivos en hasta un 80% de los pacientes de psoriasis

Las personas que han mostrado una respuesta positiva a tratamientos de fototerapia tienen mayores probabilidades de beneficiarse de los efectos positivos del sol. Los pacientes cuyas lesiones se reducen ante la actividad solar suelen ser conscientes de ello y buscan aprovecharse de este hecho una vez que llega el verano. Otros pacientes describen por el contrario efectos negativos ante la exposición solar.

Es importante en cualquier caso recordar que la exposición al sol también tiene sus riesgos por lo que es importante mantener precaución a la hora de exponerse a sus rayos, para evitar irritaciones y quemaduras, que pueden causar u empeoramiento en la enfermedad. Una vez controlados los riesgos, la mayor parte de los pacientes se pueden beneficiar dealgo tan simple y barato como tomar unos minutos de sol.



Existe una serie de consejos o recomendaciones que es conveniente seguir al emplear el sol como tratamiento para la psoriasis:
  1. Es recomendable evitar tomar el sol durante las horas centrales del día, cuando el sol está más alto en el cielo. Estas horas pueden variar entre distintos países, según su posición relativa a su uso horario. En España, con un amanecer y anochecer relativamente tardíos, suele ser recomendable evitar el sol entre las 11 y las 17 horas. En gran parte de Latinoamérica suele ser entre las 10 y las 16 horas.
  2. Es importante proteger los ojos de la radiación ultravioleta empleando gafas de sol con cristales homologados para este uso. Es importante tener en cuenta que unas gafas de sol de mala calidad pueden ser más perjudiciales que no llevar gafas en absoluto, ya que permiten que la pupila esté más abierta y permita pasar más radiación sin que realmente ofrezcan una protección adecuada.
  3. Las zonas no afectadas por psoriasis deberían cubrirse con un protector solar adecuado. Esto permitirá tomar el sol de forma algo más prolongada sin sufrir quemaduras.
  4. Las cremas solares más indicadas son aquellas denominadas de amplio espectro, que protegen en tanto las banda UVA como la banda UVB. Es recomendable emplear cremas con al menos una protección 15 y deben emplearse también en días nublados.
  5. Algunos emplazamientos, como los lugares montañosos o países cercanos al ecuador el efecto del sol es aún más intenso.
  6. La arena de la playa, el agua del mar o la nieve de las montañas pueden incrementar el efecto del sol al permitir la reflexión de los rayos de sol en ellos.
  7. Los componentes químicos del agua de mar también son beneficiosos contra la psoriasis, permitiendo hidratar la piel, reducir el picor, la descamación y el enrojecimiento.
Es mejor visitar la playa que la piscina. El cloro tiene efectos irritantes y puede secar la piel. Sin embargo, en lugares sin costa la piscina puede resultar un sustituto indicado al mar. En ese caso es importante limpiarse bien el cloro después de cada baño y mantener la piel bien hidratante mediante la utilización de un hidratante adecuado.