Etanercept

Etanercept es un principio activo empleado entre otros usos para el tratamiento de la psoriasis. Se trata de un biofármaco que actuá sobre las células del sistema inmune. Se engloba en los denominados medicamentos biológicos y se vende bajo distintos nombres comerciales. Es comercializado conjuntamente por los laboratorios Amgen y Pfizer bajo el nombre comercial Enbrel.

Etanercept se emplea en numerosas afecciones de carácter auto-inmune, incluyendo la psoriasis. En el caso de los Estados Unidos, la Administración de Alimentos y Medicamentos permite su uso además para la artritis psoriásica, artritis reumatoide infantil y la espondilitis anquilosante. Fue sintetizado y presentado por primera vez a comienzos de los años 1990, demostrándose altamente activo e inusualmente estable. Tras patentar a proteína, los investigadores vendieron los derechos a la compañía de biotecnología Immunex, que fue adquirida por los laboratorios Amgen en 2002.

Riesgos y alternativas

El medicamento se comercializa en forma de polvo para su disolución o ya disuelto en forma líquida. Se administra mediante inyecciones directamente bajo la superficie de la piel. Existen multitud de casos en los que su uso puede estar contraindicado y deben comentarse con el dermátologo:
  • Mujeres embarazadas o que tienen previsto quedarse embarazadas.
  • Personas alérgicas a cualquiera de los elementos que contiene.
  • Pacientes con tuberculosis, sepsis u otras enfermedades infecciosas ya sean por bacterias, hongos o virus.
  • Residentes en áreas de riesgo de tuberculosis u otras enfermedades infecciosas.
  • Pacientes de cualquier tipo de cáncer.
  • Personas con problemas cardíacos, renales o hepáticos
  • Pacientes que tienen previsto someterse a cirugía o se han sometido a una recientemente.
  • Personas que están empleando ciertas medicaciones, como corticoesteroides, ciclosporina o insulina.
Antes de comenzar el tratamiento con Etanercept es recomendable revisar con el médico el historial de vacunaciones para comprobar que se ha llevado al día. Los pacientes de Etanercept deben evitar administrarse vacunas durante el tratamiento, ya que la debilitación del sistema inmune causada por el medicamento podría causar la adquisición de la enfermedad para la que se quiere vacunar. Esto puede complicar la actuación médica en situaciones de emergencia.

El uso de Etanercept puede conllevar efectos secundarios que pueden llegar a ser graves. Entre los efectos secundarios mas relevantes se encuentra un aumentó en la vulnerabilidad a sufrir infecciones. El resultado más común es un aumento en el número de infecciones del sistema respiratorio superior, como fiebres y catarros, pero en ocasiones, pacientes que tomaban Etanercept han sufrido enfermedades infecciones graves como la sepsis generalizada o la tuberculosis que en algunos casos han resultado en la muerte. En 2008, la FDA estadounidense exigió que se incluyese una alerta en el envase del medicamento sobre los graves riesgos que conlleva su consumo.

Otros efectos secundarios que pueden sufrir los pacientes de psoriasis que emplean Etanercept incluyen la aparición de reacciones alérgicas graves, bien en la zona de administración o bien generalizadas en los casos más graves. Los síntomas de una reacción alérgica grave incluyen inflamación generalizada, dificultar para respirar, sensación de opresión en pecho y cara y erupciones cutáneas. Otros problemas relacionados con el uso de Etanercept incluyen visión borrosa y aparición de problemas gástricos, hepáticos y mentales.

El uso de Etanercept aumenta el riesgo de sufrir cáncer, incluyendo linfoma. En algunos casos se ha reportado un empeoramiento de la psoriasis y aparición de la enfermedad en pacientes sanos tras el uso de Etanercept 

Debido a estos riesgos, el uso de Etanercept para el tratamiento de la psoriasis suele limitarse en general a cuadros moderados a graves, después de que otras terapias hayan resultado poco efectivas. El dermátologo es la persona cualificada para autorizar el uso del medicamento. Tanto el paciente como el especialista deben realizar un seguimiento de los efectos de la medicación. El paciente debe reportar inmediatamente cualquier problema que surja durante el tratamiento.

Existen tratamientos para la psoriasis que pueden emplearse como alternativa a las más agresivas medicaciones y que han demostrado en numerosos estudios presentar altos porcentajes de éxito tras su uso. Entre estos tratamientos, destaca el uso de alquitrán de hulla, posiblemente el producto natural de uso tópico más efectivo contra la psoriasis. El alquitrán de hulla se aplica directamente sobre las placas de psoriasis, actuando sobre las células de la piel que general la enfermedad. Una segunda alternativa es el empleo del tratamiento PUVA, que combina el uso de la psoralea, un potente fotosensibilizador natural, con el uso de fototerapia UVA. La terapia PUVA muestra una eficacia comparable a la de tratamientos sistémicos más agresivos, al emplear la psoralea para potenciar los efectos de la fototerapia

Funcionamiento y eficacia

Etanercept interfiere con el funcionamiento del factor de necrosis tumoral (TNF). El TNF regula la repuesta inflamatoria de muchas de las células del cuerpo, incluyendo las de la piel. Esta respuesta es la que genera la proliferación de las células que resulta en la aparición de las placas de psoriasis. De esta forma, Etanercept tiene capacidad de atacar el origen biológico que causa la enfermedad. 

El desarrollo de Etanercept es un ejemplo de las capacidades de ofrece la biotecnología moderna aplicada al campo de la medicina. Se trata una proteína de fusión producida por recombinación de ADN de varios elementos, concretamente el receptor TNF con el final constante del anticuerpo inmunoglobina G1 IgG1. Para llevar a cabo esta fusión, los desarrolladores aislaron en primer caso la secuencia de ADN que codifica el receptor 2 del TNF, tras lo cual aislaron el ADN del final Fc de la inmonoglobina G1 (IgG1). A continuación enlazaron ambas secuencias para finalmente exprsar el ADN enlazado para producir una proteína que enlaza las proteínas del receptor 2 del TNF y del IgG1. Se trata de una molécula grande, con un pero de unos 150 kDa.

Etanercept
Estructura química de Etanercept

Diversos estudios han analizado la eficacia de Etanercept contra la psoriasis. Un estudio de 2005 realizado en pacientes de psoriasis en placa crónica, mostraba que tras doce semanas de tratamiento, más de la mitad veía una reducción de más del 75% en la extensión de la enfermedad. Otros estudios han mostrad resultados menos optimistas pero también positivos. En 2003, se encontró que tras 12 semanas de tratamiento, 30% habían logrado ver reducir sus placas en un 75% o más, y tras 24 semanas el porcentaje aumentaba a más de la mitad. Sin embargo también mostraba que un 23% de los pacientes veía poca o ninguna mejora tras 24 semanas de tratamiento. Etanercept muestra por tanto resultados similares a los de otras terapias biológicas parecidas.

Referencias