El perfil de seguridad de Humira (adalimumab) permanece sin cambios tras diez años

Un estudio publicado la semana pasada ha demostrado que el perfil de seguridad de Humira en el tratamiento de la psoriasis continua estable desde que el medicamento fuese lanzado al público en 2003. Humira es una medicación inyectable para casos de psoriasis moderados a graves que actuá sobre el sistema inmune, suprimiendo la actuación de determinadas células-T. Se engloba en los denominados tratamientos biológicos.

El estudio ha demostrado que Humira continua siendo un tratamiento con una buena tasa de aceptación, sin que se hayan mostrado en sus años en el mercado la existencia de efectos secundarios no detectados antes de su fase de comercialización.

Los investigadores han recopilado datos de un registro observacional en vigor desde hace unos diez años denominado ESPIRIT. El registro incluía datos de más de 6000 pacientes de psoriasis en placa adultos tratados con Humira, la solución inyectable de adalimumab. El registro incluía unos 2500 registros de pacientes que habían comenzado el tratamiento con Humira antes de realizarse el seguimiento.

Humira

El período de exposición medio al tratamiento entre todos los pacientes se sitúo en unos dos años. En casi un 5% de los pacientes, el tratamiento mostró la aparición de efectos secundarios negativos que obligaron a introducir modificaciones en el tratamiento. Un 1% de los pacientes sufrieron infecciones relacionadas con el tratamiento con Humira, mientras que otro 1% desarrolló tumores malignos en relación con el uso de Humira, principalmente Melanomas (0,6%). 

En el lado positivo, más de la mitad de los pacientes (57%) mostró una importante mejora o desaparición de las anchas de psoriasis tras un año de tratamiento. Tras cinco años de tratamiento, casi un 65% de los pacientes mostró la reducción significativa o desaparición de las placas de psoriasis.

Humira fue lanzado en 2003 para el tratamiento de la artritis reumatoide, en 2005 se aprobó su uso para la artritis psoriásica y en 2007 para la psoriasis en placa, entre otras enfermedades de caracter autoinmune. En 2014 fue considerada por analistas de la industria faramaceútica como una de las medicaciones con mayores ventas.

Referencias